Archivos para enero, 2013

LO QUE NOS DEJÓ LA LITERATURA EN 2012

Publicado: 31 de enero de 2013 en LA ESQUINA DEL ARTE
Etiquetas:

literaturaLa cosecha literaria del 2012 puede considerarse que ha sido de las buenas. A nivel internacional, además de los nombres consagrados -Don DeLillo, Julian Barnes, Salman Rushdie, Amélie Nothomb, Ismail Kadaré, Toni Morrison…- ha permitido conocer a un excelente grupo de debutantes: del norteamericano Ronald Ray Pollock a la británica Rachel Joyce pasando por el francés Alexis Jenni o también -no cabían todos en la selección final- el alemán Rolf Bauerdick, cuya El día que la Virgen llegó a la Luna (Salamandra) -en la que se funden la cultura gitana, la dictadura comunista, las supersticiones, el despertar al mundo adulto y la carrera espacial- acaba de ser elegida mejor novela europea del año por un jurado presidido por el cineasta Costa-Gavras.

En lengua española, han destacado las novedades de algunos de los principales nombres de nuestras letras, como Enrique Vila-Matas -en una novela sonámbula por escenarios barceloneses, Aire de Dylan-, Javier Marías, Javier Cercas o Luis Landero, junto a otros autores menos conocidos pero igualmente virtuosos, como Eduardo Berti y su hechizante novela oriental El país imaginado u Olga Merino y su alegre travestido ambulante por la España del período franquista. Cabría citar también La hija del Este (Seix Barral) de Clara Usón, centrada en la figura de la hija del criminal de guerra Ratko Mladic, y El tango de la guardia vieja, la última obra del controvertido pero siempre interesante Arturo Pérez-Reverte.

Un pequeño resumen podría ser el siguiente:

Traducciones

Título: El sentido de un final
Autor: Julian Barnes (Leicester, 1946)
Editoriales: Anagrama/Angle
Contenido: Una sutil reflexión sobre el sentido de la vida, el remordimiento y las trampas de la memoria. Tony Webster, un jubilado, rememora cómo conoció a Adrian Finn en la escuela y cómo se juraron amistad eterna. Pero su novia le dejó por el amigo. y Tony le escribió una iracunda carta cuyos ecos no se apagan. Con el pasado ya a sus espaldas, reflexiona sobre los diferentes caminos que sus amigos tomaron.

Título: Nostalgia
Autor: Mircea Cartarescu (Bucarest, 1956)
Editorial: Impedimenta
Contenido: Cinco relatos del futuro Nobel rumano -ya verán…-: un hombre que nunca tuvo suerte pero al que le sonríe la peligrosa ruleta rusa; un mesías que pierde sus poderes al descubrir la sexualidad; o la historia de Nana, mujer de mediana edad enamorada de un estudiante de instituto.

Título: El diablo a todas horas
Autor: Donald Ray Pollock (Knockemstiff, 1954)
Editoriales: Libros del Silencio/Empúries
Contenido: La revelación de la literatura norteamericana de este año. En esta su primera novela, el cincuentón Pollock ofrece un demoledor y bizarro retrato de la América profunda, con asesinos en serie, veteranos de guerra, fanáticos religiosos, sacerdotes pederastas, y mucho desamparo, kilómetros en automóvil, comidas basura y, hay que avisarlo, un montón de violencia.

Título: El insólito peregrinaje de Harold Fry
Autor: Rachel Joyce (Londres, 1962)
Editoriales: Salamandra/La Magrana
Contenido: Un hombre de 65 años, recién jubilado, sale de casa a echar una carta y, por el camino, decide seguir andando hasta la otra punta de Inglaterra, con el objetivo de dar ánimos a una mujer enferma de cáncer a la que hace años que no ve. Lleva en la mochila sus heridas personales, y trabará relaciones con todo tipo de damnificados por la vida.

Título: Una forma de vida
Autor: Amélie Nothomb (Etterbeek, 1966)
Editorial: Anagrama/Empúries
Contenido: Una escritora belga llamada Amélie Nothomb se cartea con un soldado de EE.UU. destinado a la guerra de Iraq. El militar es obeso, porque ha caído en la ingestión compulsiva de alimentos como vía de escape ante las atrocidades que comete su ejército. Y la escritora le sugiere que utilice su aumento de peso como medida de protesta contra el Gobierno de EE.UU., que haga body art con mensaje.

Título: El ángel Esmeralda
Autor: Don DeLillo (Nueva York, 1936)
Editorial: Seix Barral
Contenido: Primer libro de relatos del maestro. Destacamos tres: Momentos humanos de la Tercera Guerra Mundial, diálogo entre dos astronautas que deben participar en la guerra desde el espacio; el que da título al volumen, donde dos monjas que viven la pobreza del Bronx ven cambiar sus vidas al conocer a Esmeralda; y Medianoche en Dostoievski, donde dos amigos inventan las vidas de personas que ven por la calle.

Título: El arte francés de la guerra
Autor: Alexis Jenni (Lyon, 1963)
Editoriales: RBA/Edicions 62
Contenido: Tras una grave crisis personal, un hombre conoce a un anciano excombatiente que ha vivido todos los conflictos armados que han sacudido Francia desde la Segunda Guerra Mundial. El militar va evocando con su nuevo amigo, a través de la pintura, sus variados recuerdos. La obra, ganadora del Goncourt, es a la vez un tratado militar, una novela de aventuras, una historia de amor… y una vía privilegiada para entender la Francia de hoy.

Título: Joseph Anton
Autor: Salman Rushdie (Bombay, 1947)
Editorial: Mondadori
Contenido: En 1989, Jomeini puso precio a la cabeza de Salman Rushdie, autor de Los versos satánicos. La fatua obligó al autor a vivir escondido once años. En este libro revela por primera vez sus vivencias de aquella etapa, un calvario que pasó resguardado bajo el seudónimo de Joseph Anton. Más escalofriante que cualquier ficción. Critica a John Berger, Arundhati Roy o John Le Carré por no estar a la altura.

Título: Réquiem por Linda B.
Autor: Ismail Kadaré (Gjirokastra, 1936)
Editorial: Alianza
Contenido: Kafka, en la Albania comunista. Rudian Stefa es citado ante el comité del partido. Le invaden las dudas: ¿será por su obra de teatro? ¿Será su novia una confidente? Tras el interrogatorio, se aclara la causa: es por un libro que dedicó a una tal Linda B, cuya familia fue deportada por razones políticas. ¿Cómo le dedicó un libro a alguien que tiene prohibido pisar el país? El caso llega a oídos del Guía supremo.

Título: Perverzión
Autor: Yuri Andrujovich (Ivano-Frankivsk, 1960)
Editorial: Acantilado
Contenido: Los tragicómicos hechos que llevan al poeta Perfetsky, héroe de la resistencia ucraniana, al suicidio en el gran canal de Venecia. Un viaje desde la Europa del este a los excesos de Occidente. Mirada posmoderna y carnavalesca del poscomunismo.

En castellano

Título: El país imaginado
Autor: Eduardo Berti (Buenos Aires, 1964)
Editorial: Impedimenta
Contenido: Una bella fábula oriental, ambientada en una aldea china en los años 30, cuando nacen el cine, el automóvil y las revistas de moda. La narradora adolescente solo tiene ojos para Xiaomei, la hija de un vendedor de pájaros ciego. En esa voz sutil y sensible, y en la tensión entre la pasión y una sociedad arcaica, se halla el embrujo de esta obra, en la que se insertan microcuentos e historias de fantasmas.

Título: Aire de Dylan
Autor: Enrique Vila-Matas (Barcelona, 1948)
Editorial: Seix Barral
Contenido: Sugerentes paseos mentales por la Barcelona de hoy. Es la autobiografía de un escritor muerto escrita por un escritor vivo, la historia de un escritor que se topa con un chico, Vilnius, que quiere crear un Archivo Universal del Fracaso. Su padre, fallecido, se le aparece.

Título: Perros que ladran en el sótano
Autor: Olga Merino (Barcelona, 1965)
Editorial: Alfaguara
Contenido: La vida de Anselmo, que fue niño en el protectorado español de Marruecos; luego llevó una vida alocada vestido de mujer y actuando en una troupe que recorría bullangueramente la España de la transición; y, ya mayor, cuida a su padre enfermo y recuerda su vida. A pesar de la alegría que recorre la obra, sus temas son el dolor físico, el desamor y el final de la vida.

Título: Mala índole
Autor: Javier Marías (Madrid, 1951)
Editorial: Alfaguara
Contenido: “Quizá alguno de estos cuentos sea de lo mejor que he escrito. Las novelas tienen cosas muy latosas”, dice coquetamente Marías de estos relatos, todos los que considera “aceptables”. En todos se presiente la muerte, o se cierne sobre los personajes un desasosiego. “En casi todos -explica- aparece la tentación de hacer algo y la renuncia a hacerlo y las graves consecuencias que se acarrean”.

Título: Lo que cuenta es la ilusión
Autor: Ignacio Vidal-Folch (Barcelona, 1956)
Editorial: Destino
Contenido: Falso -o semifalso- dietario con breves entradas ensayísticas y documentales que oscilan entre el humor, la crítica, las observaciones callejeras y cotidianas, la política, el periodismo, las notas de lectura y aspectos muy personales, como viajes, sueños o recuerdos de amigos. Abarca el periodo entre los años 2007 y 2010 y entronca, en cuanto a concepto, con los escritos por Josep Pla o Jules Renard.

Título: Absolución
Autor: Luis Landero (Alburquerque, 1948)
Editorial: Tusquets
Contenido: Novela de aprendizaje sobre la felicidad y su delicado misterio que se cuenta entre lo mejor publicado por su autor. Lino, el protagonista -que tiene mucho del Landero adolescente- vive aquejado de insatisfacción crónica, es un fugitivo en busca de un lugar en el mundo que no encuentra, en una España en la que se respira conformismo y pesimismo, con el dinero convertido en ideología.

Título: Las leyes de la frontera
Autor: Javier Cercas (Ibahernando, 1962)
Editorial: Mondadori
Contenido: Historia de quinquis en la convulsa Girona de los años 70 y 80. Hay tres personajes principales: el Zarco, un atracador de bancos que, tras su etapa de éxito, caerá en un hoyo carcelario y toxicómano; el Gafitas, un estudiante amigo del Zarco en su adolescencia que luego lo defenderá como abogado en la vida adulta; y Tere, joven independiente, guapa y misteriosa que pasa de un amigo al otro.

Título: Arrecife
Autor: Juan Villoro (México, 1956)
Editorial: Anagrama
Contenido: Protagonizada por dos viejos amigos, el exrockero Mario Müller, director de un resort turístico llamado La Pirámide, y Tony Góngora, que ha perdido parte de la memoria por las drogas ingeridas de joven. Ambos explotan el miedo extremo -suministrado bajo control- como medio de atraer turismo a México. Con estructura de thriller, se tratan ciertos modos actuales de turismo extremo.

Título: Victus
Autor: Albert Sánchez Piñol (Barcelona, 1965)
Editorial: La Campana
Contenido: Novela de aventuras centrada en la batalla de Barcelona de 1714, con un pícaro protagonista, Martí Zuviria, que empieza como aprendiz de ingeniero militar y que, tras un periodo de formación en Francia, se verá implicado en varios acontecimientos históricos. Cameos de personajes reales como el duque de Berwick, el general Villarroel, el ingeniero francés Vauban o el abogado Rafael Casanova. A caballo entre el humor y la épica.

Título: Hablar solos
Autor: Andrés Neuman
Editorial: Alfaguara
Contenido: Un padre, enfermo desahuciado, alquila un camión para emprender un viaje por carretera con su hijo, que cree que controla el clima y desata las tormentas con sus cambios de humor. Pero será la madre, que se queda en casa, la que vivirá la mayor aventura de los tres.

Ni son todos los que están, ni están todos los que son, pero como comentaba al principio, se trata del resumen de un gran año. Esperemos que este 2013 siga el mismo camino.

Anuncios

5SocialMediaStrategiesTodo el mundo habla de Social Media o de las Redes Sociales y de lo importante que es para una empresa estar presente en ellas, pero se suele olvidar que, como todo lo concerniente a los negocios, hay que tener un plan estratégico y, sobre todo, cumplirlo sin excusas para obtener resultados.

Apostar por el social media es mucho más que crear un perfil en Facebook, Twitter o cualquier otra red social. Cuando se habla de la necesidad que tienen las empresas de lanzarse al mundo del social media, siempre empiezo preguntando lo mismo: bien, pero… ¿tiene un plan?.

Aunque parezca increíble, esta planificación previa se sigue obviando y muchas compañías se lanzan de cabeza a las aguas de las redes sociales sin saber nadar, sin flotador y sin saber siquiera qué pretenden pescar en ellas. Y al final no es extraño encontrar que sus expectativas quedan defraudadas y la imagen de la compañía puesta en entredicho.

A decir verdad, esto no es nada nuevo. Todavía recuerdo los finales de los años ochenta y primeros noventa, cuando llegó a España el “boom” del Marketing Directo y el Telemarketing. Las empresas llamaban a las agencias diciendo que querían hacer una campaña inmediatamente.

¿Resultados?: el buzón del jubilado lleno de vistosos mailings con el último modelo de “coupé” de alta gama o el teléfono sonando con llamadas de nuestro banco para que abriésemos una cuenta que ya teníamos.

Era la moda, había que estar porque la competencia estaba, pero nadie se había preocupado por integrar aquello con rigor dentro de la política de marketing de la empresa y así aprovechar sus posibilidades de segmentación y de establecer una comunicación bidireccional con los clientes potenciales. Y esta incorrecta aplicación supuso que muchos directivos desconfiasen de su uso y continuasen apostando en exclusiva por los medios convencionales a la hora de comunicar.

Pasó el tiempo y los errores iniciales se subsanaron y estas herramientas comenzaron a utilizarse de manera efectiva dentro del plan de marketing de las empresas gracias a las nuevas técnicas de CRM. Ahora sucede lo mismo, y la planificación inicial es la pieza vital que hace encajar todo el rompecabezas del social media.

A ello se un que, entre tantas redes y tanta gente “que sabe”, podemos hacernos un lío, gastar de más nuestro tiempo y dinero, a parte de perder una oportunidad única de dar a conocer nuestra marca o empresa.

Por ello, si se desea entrar en el mundo del social media de una manera efectiva, sin dejarse llevar por la novedad y por emular a la competencia, es importante responder a estas dos preguntas:

¿Por qué quiero usar las redes sociales?

¿Qué creo que el social media me puede ofrecer?

Si las respuestas son del tipo “quiero estar para incrementar mi volumen de ventas”, “necesito más clientes”, “quiero que aumente el número de socios o donaciones” o “no nos podemos quedar atrás”, se está partiendo de un concepto erróneo.

Pensemos por un instante, ¿qué opinaríamos de una marca u organización que estuviese presente en Facebook o Twitter exclusivamente para pedirnos que comprásemos o que nos hiciésemos socios?

Si, ya lo sé, eso se hace todos los días en el marketing offline tradicional. Pero amigo, hablamos de social media, y para entrar de manera correcta en este mundo hay que cambiar de forma de pensar y de actuar, y teniendo claro que el medio para triunfar se basa en un nuevo paradigma; y para recibir antes debes dar, y para ser escuchado antes debes aprender a escuchar.

Para ello, hay tres grandes pilares sobre los que asentar los cimientos de su futura estrategia de social media:

1. Preparar a la organización para asumir el reto. Es indispensable entender y aceptar que para consolidar una marca social, una empresa 2.0, es necesario previamente lograr construir un equipo de trabajo sólido, motivado, comprometido y con influencia individual puesta al servicio de la marca que se está creando. Sólo cuando la conquista del colaborador – cliente interno- es real, las empresas están en disposición de  lanzarse a la gran aventura digital.

 2. Preparar el encuentro con el target: la importancia de los contenidos. Si decide organizar un gran encuentro con sus amigos, ¿improvisaría u organizaría a conciencia dicho evento, cuidando los detalles? Si la respuesta es que se considera un buen anfitrión, ya sabe lo que debe hacer: asegurarse que su web corporativa está preparada para asumir el reto, crear un blog con contenidos de interés, diseñar cuidadosamente los perfiles en las distintas redes sociales a utilizar y un plan para informar a los clientes potenciales sobre su presencia online. Y sobre todo, seleccione aquellos mensajes que aporten valor y que sean de interés. Como ya dije, no se trata de lanzar monólogos sobre la marca, se trata de fomentar el diálogo. La esencia está el uso de contenidos informativos y / o de entretenimiento, principalmente de carácter no promocional, frescos y de actualidad, y que se adapta a los perfiles específicos de los clientes potenciales.

3. Entrenar la escucha activa y la puesta en valor de las respuestas. Obtener un verdadero feedback sobre un producto o servicio es una fantástica manera de aprovechar los medios de comunicación social. Sin embargo, usted debe estar dispuesto a reconocer, asimilar y utilizar parte de esta información, incluidas las opiniones negativas. Hay que ver los comentarios negativos como una enseñanza, como oportunidades para aprender y mejorar que pueden llegar a ofrecernos ideas innovadoras que habrán surgido como resultado de la escucha activa y el seguimiento de las necesidades e intereses de las personas con las que nos relacionamos. Recordemos siempre que entre todos nosotros hemos construido lo que hoy se define como “nuevo consumidor”, por lo tanto, pongámonos en la piel del cliente que todos llevamos dentro, es así como nuestra empatía y proactividad será capaz de aflorar de forma más natural.

Una vez puestas las bases, podemos comenzar a construir, y para ello es indispensable una estrategia clara. Un Plan de Marketing Digital ha de estar perfectamente estructurado desde el principio a riesgo de fracasar en nuestra aparición en las redes sociales. Hay que plantearse los objetivos y definir prioridades. Para ello, no está de más recurrir a las 6 famosas W que se utilizan en periodismo para redactar una notica: Who, What, Where, When, Why, How (Quién, Qué, Dónde, Cuándo, Por qué, Cómo).

Quién: Se supone que conocemos nuestra empresa pero podemos anotarlo y tenerlo siempre presente, como una especie de CV con la imagen corporativa y su trayectoria.

Qué: Hay que tener claro cuál es el mensaje que vamos a difundir a través de las redes teniendo siempre presente que el objetivo final de un plan de comunicación digital es llegar a la mayor cantidad de público posible.

Por qué: Estrechamente relacionado con la cuestión anterior es necesario tenerlo claro y marcar objetivos puntuales que podemos ir consiguiendo poco a poco hasta llegar al objetivo principal.

Cómo: Llegados a este punto debemos saber tanto de nuestros clientes que la cuestión se resuelva casi por sí misma, sin olvidar que hemos de diferenciarnos del resto, lo que sólo se consigue, como ya adelanté anteriormente, con una buena estrategia de Marketing de Contenidos originales y útiles.

Dónde: Habrá que elegir los canales a utilizar y decidir en cuáles es imprescindible estar en función del sector empresarial y de dónde se muevan nuestros clientes. De esta manera no sispersaremos los esfuerzos y centraremos los oobjetivos.

Cuándo: En Social Media el cuándo es siempre. Hay que ser constantes y una vez dentro no dejar de crear y publicar contenido. Si no contamos con tiempo ni conocimientos suficientes podemos recurrir a un Community Manager que gestione nuestra comunicación en las redes.

Una vez hayamos respondido a las preguntas anteriores habremos empezado a pergeñar un verdadero Plan de Marketing Digital con visos de triunfo, pero de nada nos servirá si no utilizamos toda la información generada.

Por eso habrá que medir y analizar los resultados para saber dónde hemos fallado y cómo ha funcionado nuestra estrategia. Tras el análisis podremos corregir, perfilar o eliminar los aspectos innecesarios y potenciar los positivos.

Como en toda empresa de éxito no descartemos en ningún momento contar con los servicios de profesionales del sector. Al medio plazo entenderemos que es una inversión que nos ahorrará tiempo y dinero a la vez que se incrementan nuestras ventas.

No olvide que la imagen de su empresa en los Social Media debe ser coherente con la imagen offline: eso que algunos llaman “realidad” y otros “desvirtualización”.

thumbLa Asociación Española de Responsables de Comunidad Online y Profesionales del Social Media se ha propuesto celebrar el Día Internacional del Community Manager y para ello propone cinco consejos útiles para los profesionales en la materia. Todo parece apuntar a que el  2013 será un año con un alto potencial de desarrollo y expansión para este sector, y qué mejor manera de apoyar esta expansión que sintetizando en estas sencillas recomendaciones lo que debe ser la labor a realizar por estos profesionales en su ámbito de actuación.

1- Monitorización. El Community Manager debe monitorizar de forma exhaustiva el sector y la competencia de su empresa, así como realizar una labor de extracción de la reputación online. Para la monitorización hay que identificar qué herramientas son las más apropiadas para ellos y es mejor utilizar pocas herramientas, pero que sean efectivas, para cada plataforma social

2- Educación 2.0 interna. Intentar “evangelizar” a nivel interno de la propia empresa, es decir, educar a nivel de red sociales, explicar de forma clara y precisa la función de un Community Manager y dar a conocer los beneficios que ofrece. Si todo está claro, cuando se extraiga la información online y se distribuya por los diferentes departamentos de acción de la empresa, se trazará una línea de acción concreta. Por el contrario, si no queda todo claro, los departamentos serán reacios a colaborar ya que todo cambio en la estrategia da miedo, aunque el consejo o el cambio de estrategia se pueda traducir en éxito.

3- Diseño de estrategias en redes sociales afines con la empresa. El Community Managerdebe guiar a la propia empresa y debe ser capaz de diseñar estrategias internas de marketing, basándose en los resultados obtenidos online, con el fin de alcanzar los objetivos trazados por la empresa. A veces estos objetivos que se han detectado dentro de las redes sociales son objetivos que incluso fuera de las mismas no se pueden conseguir, con lo cual será imprescindible la ayuda de los distintos departamentos, sobre todo el de marketing, para lograr a través de estrategias offline lo que ha sido identificado online.

4- Análisis. El Community Manager tiene que saber analizar los datos que se obtienen de las acciones implementadas, así siempre se podrá saber qué tipo de éxito se consigue o si hay que pasar a un plan B.

5- Identificación del target. Hay que saber a qué tipo de clientes o usuarios se dirige la empresa. Para ellos se debe realizar un estudio exhaustivo del usuario al que nos dirigimos y/o nos queremos dirigir. Lo ideal es centrarse en vez de extendernos a una amplia gama de usuarios: hay que identificar quiénes son los verdaderos clientes activos de la empresa para poder definir su perfil exacto y crear una estrategia adaptada a ellos.

Ánimo, y hagamos entre todos que las buenas expectativas se hagan realidad.